Skip to main content

Carabineros irrumpe en Escuela para atormentar niños Mapuche

Que la policía uniformada golpee machis ya lo había visto en televisión y que mate a jóvenes mapuches por la espalda es una cuestión difundida también en los periódicos.

Pero que como práctica habitual irrumpan en escuelas para, bajo extorsión, arrancarles a los niños información sobre lo que piensan, hacen o no hacen sus padres y amigos es una cuestión nueva (o al menos poco conocida) que ha denunciado ante tribunales el Observatorio de Derechos de los Pueblos Indígenas.

Los hechos denunciados son tan simples como espantosos:

Durante el 2006 y el 2007 Carabineros de Chile ingresó, entre otros, tanto al Colegio Villa Chihuaihue (Ercilla) como a la Escuela “El Progreso” (cercana a la comunidad de Ranquilco) para tomar a los niños mapuches y extorsionarlos bajo la amenaza de que “si ustedes no nos dicen que hacen sus padres entonces los vamos a llevar presos”.

¿Qué es lo que querían saber estos agentes del Estado de boca de los menores?. Qué hacían los padres, si conocían a quienes estaban en el movimiento por la recuperación de las tierras, si eran parientes de ellos, si habían participado en alguna toma, etc.

A la amenaza de encarcelarlos si no les decían lo que estaban preguntando, agregaron la de allanar sus casas y comunidades, añadiendo que eso les pasaba porque sus padres eran unos ladrones a los cuales había que vigilar. Por supuesto no todo fueron amenazas, sino que también habían zanahorias para los colaboradores: si alguno de ellos “hablaba” sus padres y sus hermanos estarían bien y no serían detenidos.

De hecho, después de visitar a los niños de la Escuela El Progreso, salieron para realizar un allanamiento y volvieron un par de horas más tarde, para comunicarles que sus padres y amigos ya estaban presos, renovando el interrogatorio.

La práctica ya señalada fue denunciada por el abogado José Aylwin y el werkén Rodrigo Curipán, quienes reclamaron la violación de tratados internacionales, derechos constitucionales y convenciones específicas sobre derechos de los infantes. Lo que no dijeron en sus escritos fue como se llama realmente el procedimiento: tortura psicológica de niños por agentes del Estado de Chile como método de investigación policial.

Sospecho que hasta la STASI tuvo mayores escrúpulos.

 

Más antecedentes: http://www.observatorio.cl

Be Sociable, Share!

Carlos Reusser M.

Abogado, Universidad de Chile. Máster en Informática y Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor universitario. Consejero del Instituto Chileno de Derecho y Tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *