Skip to main content

Loukoumades me Meli (“Loukoumades con miel”)

El metraje va avanzando y nada parece indicar que se trate de algo distinto a una bobalicona comedia de estilo gringo realizada con recursos griegos.

Ya el guión es bastante orientativo: el joven Manos sale de Atenas para visitar el pueblo en que lo crió su tía, esposa del alcalde (al que detesta), reencontrándose con un amor de juventud que ahora es una ultrasexy y casi ninfómana empleada de funeraria que, entre otras labores, es la que conduce la carroza fúnebre, da sedantes para derribar un caballo a los deudos más exaltados y cava las fosas en el cementerio (sacándose la ropa para no ensuciarla).

Su tía posee un cerdito furiosamente adicto a unos fritos que se sirven con miel (los loukoumades con miel que dan nombre a la película), los cuales olfatea a kilómetros de distancia, cuestión que permite saber cuando el otro adicto a los fritos, el diabético alcalde, se ha proveído de algunos y pretende caer en tentación.

De hecho creo que los espectadores, al igual que yo, se preguntarán frecuentemente dónde podrían conseguirse algunos, porque se ven francamente apetitosos.

Finalmente, el joven Manos convence a su amiga de que la afición del alcalde por los loukoumades no es sana ni inocente y que deben sorprenderlo e impedir que los coma, apoyados por el olfato del cerdito y la velocidad de la carroza fúnebre que saldrá a la persecución en cualquier circunstancia, generándose situaciones absurdas e imposibles muy al estilo yankee.

Pero aquí va el giro de tuerca que nunca tendría Hollywood; paulatinamente se va esclareciendo que en realidad la película no es una comedia, sino que un drama en que lo alegre está en la forma en que te cuentan la historia y la tragedia en el fondo del asunto: la pederastia y la forma en que afecta a las víctimas directas y su entorno.

Loukoumades me meli no es un buen film y no la recomendaría como tal, pero si es una película rara que aborda con humor, y en ello estriba su rareza, un tema que nadie tomaría desde esa óptica.

Nombre original: [Loukoumades me meli]
País: Grecia
Director: Olga Malea
Fotografía: Ilias Adamis
Música: Yorgos Andreou
Protagonistas: Christos Loulis (Manos), Faye Xyla (Fenia), Pavlos Haikalis (alcalde), Fotini Baxevani (la tía), Spyros Kitsanellis (Aquiles), Sofia Filippidou (Antigona – Ismenia), Dimitris Piatas (director de la pompa fúnebre), Haris Mavroudis (Pericles), Vladimiros Kyriakidis.
Año: 2004

 

Be Sociable, Share!

Carlos Reusser M.

Abogado, Universidad de Chile. Máster en Informática y Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor universitario. Consejero del Instituto Chileno de Derecho y Tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *