Skip to main content

8 Femmes (“8 mujeres”)

Se ha cometido un crimen. La víctima es el jefe de familia y la culpable es, necesariamente, una de las ocho mujeres que le rodean: la suegra, la cuñada, su esposa, sus dos hijas, su hermana, la cocinera y la sirvienta. ¿Cuál de ellas tenía un móvil para asesinarle?.

Atrapadas en la casa y privadas de la posibilidad de pedir socorro, inician entre ellas una investigación al más puro estilo de las novelas de Agatha Christie. Interrogadas al efecto, cada una sostiene una verdad y una explicación de su intervención en los hechos, configurando su posición en la intriga. Entonces, una de las versiones cae y, como una cascada, se derrumban la de todas las demás, cambiando incluso la forma en que veíamos a estas mujeres: nadie es realmente como pensábamos que era. Leer más

Harem Suare (“El último harén”)

Alá desde el cielo ha enviado tres manzanas: una para el que comenta la película, otra para los lectores y la última para los que tengan la fortuna de verla.

Harem Suare, como Las Mil y Una Noches, es una película cautivadora de principio a fin cuya narración va deslizándose con el encanto de un buen cuento. Y ese cuento nos habla de los últimos días del Harem del Sultán turco, lugar que nos es presentado a través de los mágicos relatos que hacen sus mujeres, como entretenimiento, cuando la noche cae.

Así se inicia la película, con la narración oral de una sirvienta, quien a través de palabras e imágenes va dando forma a dos mujeres que están en las antípodas de sus vidas y que se encuentran casualmente en una estación de trenes: una va a iniciar su vida en el harem y la otra es una “favorita” que en el ocaso se despide del mismo. Leer más

Los estafetas y los juniors no son personas

Este post lo escribí originalmente el 1 de diciembre de 2005, pero por una falla del server se perdió todo lo escrito al poco tiempo. Hoy, gracias a web.archive.org, he recuperado algunos de los textos, uno de los cuales reproduzco.

Hoy día ha sido un día infame.

Como en la Facultad de Derecho vamos a impartir un Seminario sobre regulación económica y los materiales del mismo no se le habían distribuido a algunos de los alumnos, fui a entregarlos personalmente al Estudio Jurídico Grasty, Quintana y etc., ubicado en el edificio de calle Enrique Foster Sur 20.

Jamás había sido tratado en forma tan denigrante.

Entro y, primero que nada, unos guardias me ordenan perentoriamente vaciar los bolsillos. Les pregunto si hay una embajada en el edificio o algo así, pero no me contestan y me repiten que vacíe los bolsillos.
Luego me pasan por un portal detector de metales y llego ante el mesón. Previamente me han quitado la carpeta con papeles para pasarlos por un scanner. Leer más