Skip to main content

El asesinato de un alcalde

La historia que voy a relatar fue contada por mi bisabuelo Vitecindo Reusser a su hija y nietos, y mi abuela me la contó a mí.

El relato original estaba plagado de detalles, nombres, fechas y lugares, pero en 45 años estos se han perdido, y escribo lo que recuerdo para que no siga desapareciendo de mi memoria.

Vitecindo Reusser Estay fue un luchador de las reivindicaciones sociales de principios del siglo pasado que dirigió los sindicatos mineros de El Teniente y participó en la revuelta campesina de Ranquil.

En otra época, y a medida que las penas de relegación lo iban empujando hacia el sur, también fue dirigente del carbón, momento al que pertenece esta historia, haciendo notar que he oído dos versiones de ella, absolutamente coincidentes en todo, salvo en el detalle no menor de si sucedió en la ciudad de Curanilahue o en la de Lota. Leer más

Sobre cómo borrar antecedentes penales

A raíz de ciertos misterios tan tragicómicos como vergonzosos de la política nacional, voy a explicarles algo que creí que todos sabíamos, pero por lo que leo y escucho pareciera que no: en Chile se pueden borrar los antecedentes penales referentes a cualquier delito e indultar las penas accesorias de quienes hayan cumplido la condena principal, no importando la atrocidad o naturaleza de los crímenes.

¿Robó usted el pan a los indigentes, lengüeteó a menores de edad, metió las manos en la caja fuerte del Hogar de Cristo, transformó en arte la solicitación de coimas, asesinó a ancianas con cuerdas de guitarra y abrió en canal a los mendigos de la calle?. No se preocupe, no se desespere, que nuestra legislación lo tiene todo previsto y le franqueará en un periquete el paso para oficiar misas, dirigir Ministerios, adoctrinar jóvenes o dictar leyes, si sabe cómo hacerlo. Leer más

La agenda digital de Chile, esa mal querida

Como algunos de ustedes sabrán, acuerdos internacionales obligan a Chile a desarrollar periódicamente una Agenda Digital.

¿Y qué es una Agenda Digital?.

Las Agendas Digitales son hojas de ruta de los Estado en las cuales se establecen políticas, estrategias y líneas de acción concretas que integran la labor del gobierno, de los ciudadanos y de las empresas para, apoyados en las tecnologías de la información, modelar el futuro del país teniendo como norte la construcción de una sociedad más justa, democrática y económicamente desarrollada.

Es una tarea, como podéis deducir, de extraordinaria importancia, si es que no la más relevante, y por lo mismo su elaboración e implementación requieren del concurso y participación de muchos actores, pues es un plan que nos dice “aquí estamos ahora y el 2020 todos queremos estar allá”.

Ahora bien: el 17 de mayo pasado el Gobierno, inspirado por la divinidad, bajando del monte Sinaí y desoyendo la razón, ha lanzado la “Agenda Digital Imagina Chile”, que fija los objetivos a cumplir entre el 2013 y el 2020. Y desoye la razón no solo porque están ausentes en ella mecanismos de validación pública, sino también porque se lanza precisamente el año en que el gobierno se muere y cuando todos sus esfuerzos se vuelcan en las elecciones, constituyéndose la Agenda Digital no en una política pública viva, sino más bien en un testamento. Leer más

Immortel ad Vitam (“La feria de los inmortales”)

Horus, dios de los cielos y creador de los hombres, ha sido condenado a muerte por sus pares en el año 2095.

Antes de que la sentencia se ejecute y durante 7 días, que es lo que dura el pálpito del corazón de una divinidad, debe encontrar una fórmula que le permita sobrevivir.

Con ello en mente intentará posesionarse de un humano, pero estos ya no son lo que eran: la biociencia ha ido modificando la estructura, funcionamiento y apariencia de los cuerpos de forma tal que el dios no logra asirse a ellos.

Hasta que accidentalmente encuentra al hombre indicado, que ha caído de una prisión en que le mantenían congelado desde hace mucho por tratarse de un peligroso y simbólico agitador social. Más tarde encontrará a la mujer adecuada, con características tanto o más especiales. Leer más

Loukoumades me Meli (“Loukoumades con miel”)

El metraje va avanzando y nada parece indicar que se trate de algo distinto a una bobalicona comedia de estilo gringo realizada con recursos griegos.

Ya el guión es bastante orientativo: el joven Manos sale de Atenas para visitar el pueblo en que lo crió su tía, esposa del alcalde (al que detesta), reencontrándose con un amor de juventud que ahora es una ultrasexy y casi ninfómana empleada de funeraria que, entre otras labores, es la que conduce la carroza fúnebre, da sedantes para derribar un caballo a los deudos más exaltados y cava las fosas en el cementerio (sacándose la ropa para no ensuciarla).

Su tía posee un cerdito furiosamente adicto a unos fritos que se sirven con miel (los loukoumades con miel que dan nombre a la película), los cuales olfatea a kilómetros de distancia, cuestión que permite saber cuando el otro adicto a los fritos, el diabético alcalde, se ha proveído de algunos y pretende caer en tentación. Leer más