Skip to main content

Reusser Estay, Luis Vitecindo

Dirigente sindical minero, contratista de obras civiles y agricultor.

Nacido en Llay Llay en 1892 como hijo del inmigrante suizo Christian Reusser ¿Lutziger? y de Florinda Estay.

Se casó en primeras nupcias o al menos reconoció los hijos de señora de apellido Collao, con quién tuvo a Christian y Florinda Reusser Collao.

Luego se casó con Sofía Monsálvez Rebolledo. Hijas: Idilia y Amadita Reusser Monsálvez.

Fue Regidor en la ciudad de Cañete, donde murió en el año 1962, postrado tras larga enfermedad; el informe de autopsia tenía una extensión de 4 páginas en que se detallaban decenas de dolencias y enfermedades, sin atribuir su muerte a ninguna precisa.

 

[notification type=”alert-info” close=”false” ]
“De estatura imponente, en su gran “corpachón” esconde un alma y corazón de niño; parece que nadie le mandara; en sus años mozos, fue hombre de pelea y batallador por su clase obrera; conoció las apreturas de ser franco para reclamar lo que era justo en salarios, en los campos mineros fue hombre de pelea y pelo en pecho. Dice ha tenido amigos sobresalientes, como don Arturo Alessandri y es emparentado con democráticos palo gruesos. Harto trabajador, ha sido como buey para salir con la de él; empeñoso y tenaz, ha tendido altos y bajos en su fortuna.
En política, ha militado en el Partido Democrático; pero lo ha tomado el partido a su manera y tan pronto cree ayudar a un liberal como a un conservador; parece que él mira al hombre servicial solamente; si cree que puede gobernar bien, allá está don Vite, como todos le dicen… Tiene gente que le sigue; es un verdadero “líder”, peron no mucho ahora, que parece retirado de las pistas políticas; otros han madrugado y arrebatado candidaturas a parlamentario y a regidor. ¿Se imaginan ustedes a don Vite de Diputado a garabato limpio emprendiéndolas si algo le pareciera mal?…
En casa es mansito; hasta para hablar baja la voz que enalta cuando está a todo campo. ¿Por qué será así don Vite?
Don Vitecindo Reusser es un hombre que merece destacarse dentro de su medio ambiente, porque sabe ser amigo cuando quiere; es desconfiado y ladino; sagaz y porfiado en política. Nunca se avino muy bien con Morales que creo aún vive en Cañete y que obtuvo diez votos en la última elección. Don Vitecindo no se deja mangonear así no más y se aparta del redil cuando ve se va por mal camino; no soporta mucho tiempo el yugo doctrinario o el que imponen criterios oportunistas; no ha sabido sacarle la mascada grande, como otros, a la política; su inocencia innata, en asuntos de cubileteos políticos, le ha apartado del mal pensar político y él mira solamente la grandeza de la Patria, no como otros que le miran como rebanada de una torta, a la cual debe sacarle su parte, por prevaricador.
Don Vitecindo Reusser no se la deja engatuzar y sabe que se sirve a los políticos cuando ellos son bien inspirados.
A los malos, hay que escupirlos.”

 

Estampas de Cañete de Alfonso Concha Acuña, 1961, páginas 149 y 150.[/notification]

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *