Skip to main content

Precursores del Derecho Informático en Chile

Mientras recorría una feria de libros usados en los alrededores de la Municipalidad de Providencia, he encontrado el que creo que es, sin lugar a dudas, el texto pionero en Chile de las temáticas de Derecho y tecnologías de la información.

hajna24Se trata de Derecho e Informática, publicado por el Instituto Profesional de Santiago (hoy Universidad Tecnológica Metropolitana, UTEM) en el año 1989 y escrito por los señores Eduardo Hajna Rifo, Félix Lagreze Byrt y Patricio Muñoz Navarro.

Aunque el prólogo me causó repelús por ser una especie de panegírico presentado por el ex Ministro de Pinochet, Hugo Rosende Subiabre, respecto de la obra modernizadora de la dictadura, el contenido no deja de ser interesante.

La mitad de sus páginas está dedicado al tema en boga de la época, aun cuando en Chile no existían publicaciones al respecto: la Informática Jurídica, pero también hay otras cuestiones más de avanzada aún como son los sistemas expertos jurídicos y sus todavía incumplidas proyecciones (las “máquinas de decisión jurídica automatizada”, por llamarles de un modo más gráfico).

La otra parte es todavía más notable pues se refiere al Derecho Informático casi avant la lettre,  examinando temas de responsabilidad derivados de las bases de datos, el análisis de los efectos legales de los actos de los hackers en una época que ni siquiera existía Internet domiciliario en Chile, el examen de las cuestiones referidas  a la configuración del delito informático con anterioridad a que fuera objeto de estudio por los penalistas y antes de que la gente común tuviere computadores en casa.

También los citados autores teorizan sobre los efectos económicos y tributarios derivados de la calificación jurídica del soporte del software y terminan metiéndose con la protección de datos, dando por hecho, erróneamente por supuesto, que es un tema que dice relación necesaria con la privacidad (¿usted también cree eso, verdad?).

Finaliza el libro propugnando dos leyes misceláneas que den solución a los conflictos que se presentarán a futuro, focalizados principalmente en el establecimiento de la libertad informática, la configuración del delito informático y ocupándose muy especialmente de a quién debe atribuírsele la calidad de autor en el software.

Derecho e Informática ha sido para mí todo un descubrimiento, aunque lo inexplicable es que los autores al poco andar se desentendieran de esta rama del Derecho precisamente cuando sostenían “la urgente necesidad de contar en el país con textos que permitan, aunque en forma incipiente, el desarrollo de esta parte de la ciencia jurídica”.

Título: Derecho e Informática
Autor: Eduardo Hajna Rifo; Félix Lagreze Byrt; Patricio Muñoz Navarro
Editorial: Instituto Profesional de Santiago
Lugar de Edición: Santiago, Chile
Fecha de Edición: 1989
ISBN-10: 956-7026-02-4
Páginas: 124

Be Sociable, Share!

Carlos Reusser M.

Abogado, Univ. de Chile. Magíster en Derecho Constitucional por la Pontificia Univ. Católica de Chile y Máster en Informática y Derecho por la Univ. Complutense de Madrid. Docente universitario. Consejero del Instituto Chileno de Derecho y Tecnologías.

Una respuesta a “Precursores del Derecho Informático en Chile”

  1. He leido con interes este comentario, que olvida que el gran impulsor y realizador de la informatizacion de la justicia fue Hugo Rosende, los tribunales del Trabajo y los Tribunales Civiles de Santiago, el Registro Civil y la adaptacion de la base de datos del CNI en el Servicio de Impuestos Internos con sus 144 datos nominativos, por eso le pedimos que hiciera el prologo de nuestro libro. Segui trabajando en el tema aunque mis trabajos no volvieron a ser publicados asi quedaron La Firma Electronica,El Habeas Data, la Sentencia Electronica y otros. Los temas de la proteccion de los datos y la privacidad, el dominio de los mismos y las cuestiones de la intimidad, el valor de las bases de datos, la comerciabilidad de las mismas siguio siendo el tema de nuestro trabajo, aunque para nuestra propia satisfaccion. Gracias por sus palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *