Skip to main content

Lo no religioso es sospechoso y malvado, dice el Ministerio Público

En diagonal he leído que entre los antecedentes presentados en el “caso bombas” había, como prueba irrefutable de maldad, un par de “telas antirreligiosas”.

Esto me llevó a recordar que también en estos días se está juzgando en España al cantautor Javier Krahe, por el hecho de que en 1978 filmó un vídeo satírico sobre cómo guisar a un Cristo de crucifijo, lo que se lograba según él sacándolo de la cruz y poniéndolo en un azafate con abundante cebolla, mantequilla y especias al gusto; y luego se metía al horno por tres días al cabo de los cuales salía por sus propios medios (los gourmets pueden consultar detalles de la preparación en Youtube).

El caso es que en el año 2004 el vídeo se difundió por televisión y el Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro (que toma el nombre del santo católico que ejecutaba a las personas que tenían biblias en inglés) se querelló criminalmente contra Krahe, por “ofender los sentimientos de una confesión religiosa”, un delito establecido en el Código Penal español y jamás aplicado hasta ahora. Leer más

Yo, el apóstata (o como romper con la iglesia católica)

El viernes pasado me enteré de un movimiento ciudadano que, no conforme con las políticas católicas sobre sexualidad, llamaron a apostatar, esto es, negar la fe de Jesucristo recibida milagrosa, invisible e inexplicablemente en el bautismo.

Estoy bautizado católico, pero desde hace mucho que soy un ateo convencido y de la inamovible idea de que la Iglesia Católica es una institución criminal que sólo es fuerte allí donde cunde el miedo y las mentiras, de la cual es fiel propagandista.

De hecho, la frase medieval “Matadlos a todos que Dios reconocerá a los suyos” es católica, al igual que el respaldo a Hitler en la II Guerra y la prohibición de usar condones que se hace en África, condenando a muerte a la población por el VIH.

Y aún en nuestros días, la mentira y el miedo es la base de la educación que se entrega a los niños y niñas de colegios católicos, manipulando sus conciencias en base a la culpa, razón por la cual no quiero enviar a mi descendencia a tan torvos lugares. Leer más