Skip to main content

La Constitución es ilegítima, pero no por Pinochet

Cada vez que se discute de porqué Chile necesita una nueva Constitución, múltiples voces recuerdan su ilegitimidad de origen, esto es, que fue impuesta por una dictadura que se abrió paso a sangre y fuego. Ahora, la verdad es que usualmente las Constituciones las escriben los vencedores de un conflicto, pero lo raro es que sobrevivan tanto tiempo.

Hay que tener presente que en el mundo hay muchas Constituciones impuestas de idéntica o peor manera, como las que les extendieron los países triunfantes a los vencidos en las guerras mundiales (como Alemania o Japón), aunque hay una gran diferencia: ellas han sobrevivido en aquellos lugares en que la gente las ha valorado como un pacto político unificador de la sociedad, logrando la adhesión leal de la ciudadanía. Leer más

El día que Pinochet besó el suelo de Cañete

Cuando yo era muy joven alguien, a quien le brillaban los ojos de malicia, me dijo en voz baja:

Tu abuela le entregó un ramo de flores a Pinochet cuando vino a Cañete.

Yo lo negué, por supuesto, sonriente ante semejante animalada.

Si, de verdad. Eran bonitas. Se las dió a Pinochet en el teatro municipal. Lo vió todo el mundo.

Palidecí y me despedí. Me subí en el primer bus que iba a mi casa, en el campo, y corrí el kilómetro de camino que me separaba de ella, rogando que todo fuera un embuste. Mi abuela era comunista y su padre un luchador social. Tenía en su dormitorio una escultura de la Virgen de Lourdes y al lado de la cama un banderín de Lenin. En mi casa se hacían las reuniones del Partido Comunista y clases de estrategia y adoctrinamiento político (en clave era “la pequeña casa de la pradera”).

En la bodega había mimeógrafos mecánicos que incansablemente, día y noche, multiplicaban panfletos, manifiestos y boletines, ¡cómo íbamos a andar entregándole flores al General de la traición!.

– Yiya, Yiya, me dijeron que… Y repetí el cuento. Me miró un largo rato en silencio.

Luego, lentamente me contó la historia que les resumo a continuación: Leer más